Páginas

sábado, 30 de septiembre de 2017

IRP Agosto de 2017

Informe Agosto – 2017
Índice de Reproducción de la Pobreza
El “Índice de Reproducción de la Pobreza (IRP)” ha sido desarrollado por el autor de la presente investigación hace aproximadamente diez años como un aporte al desarrollo de la ciencia económica en general, así como un instrumento científico para la lucha política de la clase trabajadora.
Dado que la fuerza física e intelectual del trabajador es su “único instrumento de subsistencia”, esta herramienta permite a los trabajadores monitorear el valor real de ese “activo vital” en el mercado laboral de sus respectivos países. Valor que viene expresado en unidades monetarias por hora de trabajo. Para el caso de nuestro país este valor vendría a ser en dólares estadounidenses por hora trabajada (USD/Hora).
Es así que, este Índice analiza como las políticas cambiarias adoptadas por los bancos centrales pueden incidir negativamente sobre los esfuerzos nacionales de reducción de la pobreza. Dicho de otra manera esta herramienta sirve para medir el aporte de la política cambiaria en la generación de un mayor grado de explotación laboral, lo cual no es otra cosa que una contribución directa a la Reproducción de la pobreza.
Aspectos Generales del Informe
El Informe IRP Agosto 2017 ha sido preparado para una cantidad representativa de países, sin embargo en la presentación del mismo se incluye únicamente a los principales socios comerciales de nuestro país. Como ya es costumbre, el Índice ha sido elaborado en base a datos oficiales publicados por el BCB al 11 de agosto reciente y su análisis abarca los últimos diez y seis años (de febrero de 2002 a la fecha). Este periodo coincide con el inicio de la Crisis Internacional del Dólar.
El Informe presenta dos aspectos fundamentales. El primero se hace regencia a las formas de medición del Índice: diaria, anual y global. La medición diaria es la forma más simple del Índice y mide la incidencia diaria del tipo de cambio sobre los niveles de pobreza. Pero, dado que éste tema, la lucha contra la pobreza, es algo más bien a largo plazo, su indicador anual (Índice de Reproducción de la Pobreza Promedio Anualizado – IRPPa) permite marcar una tendencia sobre la incidencia de las políticas cambiarias en este tema específico. Finalmente la tendencia absoluta para todo el periodo de análisis es determinada por su medición global (Índice de Reproducción de la Pobreza Promedio General – IRPPg).
El segundo aspecto hace referencia a la clasificación de los países según el grado de incidencia de la política cambiaria en la sobreexplotación laboral: Grupo verde, amarillo o rojo. El “Grupo verde” está integrado por países con políticas cambiarias socialmente adecuadas y sostenibles a largo plazo, cuenta con un grado de incidencia baja (IRPPg ≤ 20%). En el “Grupo amarillo” se encuentran aquellos países con políticas cambiarias sostenibles en el corto y mediano plazo, pero orientadas a impulsar el crecimiento económico, su grado de incidencia es media (IRPPg ≤ 40%). El “Grupo rojo” de países con incidencia alta (IRPPg ≥ 40%) enfrenta índices insostenibles de reproducción de la pobreza y fuertes riesgos de ingobernabilidad política.
Exposición de los Resultados
Durante el último periodo comprendido entre los Informes 2016 y 2017, el Índice de Reproducción de la Pobreza Promedio General (IRPPg) ha tenido un comportamiento favorable para la mayoría de los países, aunque algunos países han visto algunos retrocesos en sus esfuerzos. Este hecho demuestra la preocupación de los bancos centrales nacionales en cumplir con su principal objetivo como “la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional”[1] y de “contribuir al desarrollo económico y social de su país”[2].
Japón una vez más se consolida como el líder en la reducción de los niveles de explotación laboral, con una reducción de su IRPPg de alrededor del 2%, al pasar de un IRPPg 2016 de 13.6 a 13.3% en agosto de la presente gestión. Estos resultados solo han sido superados por otras naciones como Suecia (1.5%) y Noruega (4.9%) que, aunque no son incluidas en el Informe, se caracterizan por tener una economía con alto contenido social.

En esta ocasión el segundo lugar en la lucha contra la explotación laboral ha sido reservado para nuestro país que por sexto año consecutivo viene disminuyendo su IRPPg. Pero a diferencia de las experiencias de otros países en este tema, los avances son muy insignificativos, lo cual no permite alimentar esperanzas. En el caso de Bolivia el IRPPg disminuyó un 1.9% al pasar de un 56.3 a 55.2%. 
China a pasado al tercer lugar en este tema. El gigante asiático a pasado de un IRPPg 2016 del 26.4 a un 25.9% al cierre del presente informe. Esta reducción ha significado una caída en términos relativos del 1.7%, y 0.44 puntos en términos absolutos, lo cual le permite disminuir sus niveles de explotación laboral por décimo año consecutivo. Estos resultados no solo mantienen a China en el “Grupo amarillo” de países con políticas cambiarias estables y socialmente sostenibles en el corto y mediano plazo, sino que auguran una pronta incorporación al “Grupo verde” de países.
En el caso del Perú, las políticas cambiarias son muy estables y promueven el crecimiento económico sostenible y duradero tanto para el sector empresarial como para los trabajadores. El IRPPg descendió por noveno año consecutivo al pasar de 30.6 en 2016 a un 30.2% para el cierre del presente informe, esto significa una reducción del 1.2%, lo cual parece indicar nomás que este país se quedará por un buen tiempo más en el “Grupo amarillo” de países.

Entre los países que en la presente gestión no pudieron mantener los buenos resultados logrados en gestiones pasadas, se encuentran Chile, Brasil y Colombia. Chile retrocedió un 03% respecto de su indicador de 2016, mientras que Brasil y Colombia sufrieron una disminución de sus IRPPg del orden del 2% cada uno. Estos resultados le permiten a Chile mantenerse en el “Grupo amarillo” y Colombia en el “Rojo”, mientras que en el caso de Brasil los problemas internos han hecho retroceder en gran parte la política social de gestiones anteriores de forma que este país se encuentra nuevamente en el “Grupo rojo”. En el caso de Chile se puede ver que este país no logra ingresar al grupo selecto (“Grupo verde”) de países libres de explotación laboral por quinto año consecutivo. 

Contrariamente a tan alentadores resultados para la mayoría de los trabajadores de los países ya mencionados, la zona de preocupación sigue compuesta por Venezuela y Argentina.
En el caso de Venezuela, las nuevas políticas cambiarias del Banco Central de ese país, borraron todo vestigio de las políticas sociales chavistas. Entre el 2004 y el 2009, Venezuela gozaba de políticas cambiarias en promedio incluso mejores que las de Suecia, Noruega o Uruguay, con un IRPPg 2009 igual al 1.7%.
De ser un país con fuertes políticas sociales, los venezolanos ya el 2011 pasaron al “Grupo amarillo”, donde, según el Informe 2012, no iba ha quedarse mucho tiempo. Exactamente eso fue lo que sucedería. Ya a principios del 2013 el pueblo venezolano ingresaba al “Grupo rojo”. Al cierre del presente informe el IRPPg de ese país a alcanzado el 101.5%, asimismo el IRP en su forma simple o diaria a llegado ser del 313.7% a finales de la pasada gestión. La crisis venezolana no puede ser catalogada de otra manera que no sea como un “genocidio económico”. Las autoridades políticas de ese país han llevado a miles y miles de trabajadores venezolanos a una de las peores por su nivel de crueldad crisis sociales de la historia. Nunca un país prospero socialmente, había sido arrastrado al abismo en tan poco tiempo.
Sin embargo, todo parece indicar que este triste episodio en la historia socioeconómica venezolana todavía esta lejos de concluir. La relación IRP/IRPPg, o sea la velocidad con la que la situación social de los trabajadores viene empeorando en se mantiene estable durante los últimos años. Al cierre del presente informe este indicador era del 3.1 veces. Explicado de otra manera, significa que su IRP simple o diario es 3.1 veces mayor al índice global.
Pero Venezuela no está sola en su desgracia, pues los argentinos parecen que están dispuestos a repetir e incluso mejorar todos los datos ya expuestos.

Conclusiones
Será casualidad o no, pero los países que en otros tiempos eran encabezados por líderes populistas, son los que ahora están sufriendo las consecuencias. Lo que confirma una vez más que es muy fácil repartir dinero a ciertos sectores, el problema comienza cuando se quita uno para beneficiar a otros.
Renato E. Yáñez Fayad
Ph.D. en economía
29 de septiembre de 2017



[1] Artículo 2do de la Ley del Banco Central de Bolivia del 31.10.1995.
[2] Artículo 327 de la CPE del 2009.

lunes, 26 de mayo de 2014

IRP: Informe 2014

Informe 2014
Índice de Reproducción de la Pobreza
El “Índice de Reproducción de la Pobreza (IRP)” ha sido desarrollado hace poco más de ocho años como un pequeño aporte al desarrollo de la ciencia económica en general y como un instrumento científico para la lucha política de la clase trabajadora en particular.
Dado que la fuerza física e intelectual del trabajador es su “único instrumento de subsistencia”, esta herramienta permite a los trabajadores monitorear el valor real de ese “activo vital” en el mercado laboral de sus respectivos países. Valor que viene expresado en unidades monetarias por hora de trabajo. Para el caso de nuestro país este valor vendría a ser en dólares estadounidenses por hora trabajada (USD/Hora).
Es así que, este Índice analiza como las políticas cambiarias adoptadas por los bancos centrales pueden incidir negativamente sobre los esfuerzos nacionales de reducción de la pobreza. Dicho de otra manera esta herramienta sirve para medir el aporte de la política cambiaria en la generación de un mayor grado de explotación laboral, lo cual no es otra cosa que una contribución directa a la Reproducción de la pobreza.
Aspectos Generales del Informe
El Informe IRP 2014 ha sido elaborado en base a datos oficiales publicados por el BCB al 21 de abril reciente. Como ya es costumbre, el Índice ha sido preparado para una cantidad representativa de países, sin embargo en la presentación del mismo se incluye únicamente a los principales socios comerciales de nuestro país.
Asimismo, al igual que en la edición anterior, el presente Informe ha de obviar aquellas definiciones básicas desarrolladas en ediciones anteriores, como por ejemplo, las formas de medición del Índice: diaria, anual y global (ver Informe Enero 2011) o sobre la clasificación de los países según el grado de incidencia de la política cambiaria en la sobreexplotación laboral: Grupo verde, amarillo o rojo (ver Informe Julio 2011).
Exposición de los Resultados
Durante el periodo comprendido entre los Informes 2012 y 2014[1], el Índice de Reproducción de la Pobreza Promedio General (IRPPg) nuevamente ha tenido un comportamiento favorable para la mayoría de los países. Este hecho demuestra la preocupación de los bancos centrales nacionales en cumplir con su principal objetivo como “la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional”[2] y de “contribuir al desarrollo económico y social de su país”.[3]
Japón una vez más se consolida como el líder en la reducción de los niveles de explotación laboral, con una reducción de su IRPPg de alrededor del 14%, al pasar de un IRPPg 2012 de 15.3% a tan solo 13.6% en abril de la presente gestión. Estos resultados solo han sido superados por otras naciones como Suecia y Noruega que, aunque no son incluidas en el Informe, se caracterizan por tener una economía con alto contenido social.
En esta ocasión el segundo lugar en la lucha contra la explotación laboral ha sido reservado para China. El gigante asiático a pasado de un IRPPg 2012 del 34.9% a solo un 31.2% al cierre del presente informe. Esta reducción ha significado una caída en términos relativos del 10.4%, y 3.9 puntos en términos absolutos, lo cual le asegura uno de los mayores descensos en sus niveles de explotación laboral en los últimos tiempos. Estos resultados mantienen a China en el “Grupo amarillo” de países con políticas cambiarias estables, socialmente sostenibles en el corto y mediano plazo, pero orientadas a impulsar el desarrollo económico.
Subiendo un podio más respecto del Informe anterior, la lucha contra la pobreza en Colombia ha sido galardonada con el tercer puesto a nivel internacional y por consiguiente el primero en nuestra basta región latinoamericana. En el periodo 2012-14, los colombianos han logrado reducir su IRPPg en un 8.3% hasta situarse en un 43.4%. Si bien este porcentaje lo mantiene todavía en el “Grupo rojo”, aquella lista negra de países con niveles insostenibles de sobreexplotación laboral y con fuertes riesgos de ingobernabilidad política, los logros obtenidos en esta lucha pueden significar que próximamente este país sudamericano pase al “Grupo amarillo”.
Apenas por debajo, se encuentran Perú y Chile, ocupando el cuarto y quinto lugar respectivamente, con una disminución de sus IRPPg del orden del 8.2% cada uno. Estos resultados mantienen a estos países en el “Grupo amarillo”. Aunque en el caso de Chile, se podría decir que está muy próximo a abandonar este grupo para ingresar al grupo selecto (“Grupo verde”) de países libres de explotación laboral. 
Abandonando su respetable segundo lugar, para ubicarse en el sexto lugar se encuentra Brasil. Este país, que si bien se ha mantenido firme en su lucha contra la pobreza, sus logros han sido muy inferiores a los conseguidos anteriormente. Se puede decir que las últimas convulsiones sociales no han acompañado los esfuerzos gubernamentales. Brasil ha reducido su IRPPg en un 1.8% lo cual lo ubica apenas por arriba de países como China, Chile y Perú. Esto es muy destacable ya que este país en 2004 tenía los peores índices de sobreexplotación laboral de la región muy por encima de Colombia e incluso Bolivia. Pero la continuidad política de ese país permitió al partido en funciones de gobierno encarar una decidida batalla contra la pobreza. Logrando sacar a cientos de miles de trabajadores brasileros de la pobreza y afianzar una gran clase media mayoritaria en la estructura socioeconómica del país.
Contrariamente a tan alentadores resultados para la mayoría de los trabajadores de los países ya mencionados, la zona de preocupación sigue compuesta por Venezuela, Argentina y Bolivia, donde los resultados de las políticas cambiarias adoptadas por sus bancos centrales son ampliamente adversos a la lucha nacional contra la reproducción de la pobreza.
Tal como estaba previsto, las nuevas políticas cambiarias del Banco Central de Venezuela, echaron por tierra todo el legado chavista. De ser un país con fuertes políticas sociales, los venezolanos ya en el informe anterior pasaron al “Grupo amarillo”, donde, según el Informe 2012, no iba ha quedarse mucho tiempo. Exactamente eso fue lo que sucedería. Ya a principios del 2013 el pueblo venezolano ingresaba al “Grupo rojo”, para un año después, al cierre del presente Informe, situarse apenas por debajo de Bolivia.
No es algo que deba alegrar a nadie, pues miles y miles de trabajadores venezolanos han sido sometidos a una de las peores por su nivel de crueldad crisis sociales de la historia. Nunca un país prospero socialmente, había sido arrastrado al abismo en tan poco tiempo.
Entre el 2004 y el 2009, Venezuela gozaba de políticas cambiarias en promedio incluso mejores que las de Suecia, Noruega o Uruguay, con un IRPPg 2009 igual al 1.7%, ya para el 2012 su IRPPg había superado el 39.3% y se apuraba a ingresar al “Grupo rojo”. Cosa que sucedió el 04 de febrero de 2013 cuando su IRPPg alcanzo los 40.02%. Desde ese entonces, hasta la fecha, la sobreexplotación laboral en este país hermano se ha situado en 60.38%.
Sin embargo, esto no es el final de este triste episodio en la historia socioeconómica venezolana. La relación IRP/IRPPg, o sea la velocidad con la que la situación social de los trabajadores viene empeorando en Venezuela es también una de las más altas de todo los tiempos. Al cierre del presente informe este indicador era del 3.41 veces. Explicado de otra manera, significa que su IRP simple o diario es 3.4 veces mayor al índice global.
Los subcampeones de esta lista, son los argentinos cuyo IRPPg en el periodo 2012-14 se incremento en un 88.4%, para situarse en el grupo amarillo. Al cierre del presente informe el IRPPg 2014 era del 29.5%. Si bien, el indicador todavía no es muy alto, cabe recalcar que este país tenía niveles de explotación laboral muy bajos. Sin embargo, con el pasar del tiempo las políticas cambiarias asumidas cambiaron radicalmente la situación y el 27 de febrero de 2013, tal como estaba previsto en el Informe anterior, Argentina abandona el grupo selecto de países. Ahora, lo peor de todo es que esto no es lo más preocupante. La velocidad con la que Argentina esta desmejorando la situación de sus trabajadores es del 6.57 por ciento, o sea casi el doble del ritmo con el que lo hace Venezuela. Esto hace pensar que Argentina podría muy pronto ingresar en la lista negra, al “Grupo rojo”.
Casualidad o no, el tercer puesto esta reservado para Bolivia, el otro país del eje “Caracas – La Paz – Buenos Aires” y miembro permanente del indeseado “Grupo rojo”, que si bien tuvo una mejoría insignificante de alrededor del 2.3% en dos años, todavía mantiene un IRPPg 2014 del 60.7%. Todo esto hace pensar que Bolivia ni en 60 años llegaría ser miembro de aquel grupo de país cuyos trabajadores son tratados con respeto y remunerados acorde a sus habilidades.
Conclusiones
En países como el nuestro ya no queda ni siquiera las esperanzas de días mejores. Lo peor de todo es ver como las autoridades que tienen a cargo la economía boliviana, ministro de Economía y presidente del BCB, a pesar de que, tal como se predijera anteriormente, la hegemonía económica de los Estados Unidos esta en sus últimos días, no tengan la más mínima intención de tomar medidas que resguarden la economía nacional, es decir de cumplir con la Constitución y la leyes. Más por el contrario, estas autoridades, Luis Arce Catacora y Marcelo Zabalaga están empeñadas en defender a ultranza los intereses estadounidenses por encima de los nacionales.
Estas dignísimas autoridades están mucho más preocupadas por las próximas elecciones. Si no como se explica que desaparezcan cientos de miles de dólares de la bóveda del ente emisor y que el ministro de economía este robando recursos públicos a nombre de bolivianos honestos y trabajadores. En el primer caso no hay que documentar nada pues ya que es de conocimiento público. Mientras que el segundo, esta más que documentado en los supuestos juicios orquestados desde el ministerio por ejemplo en el Juzgado Segundo de Partido en lo Penal.
Pero este lamento boliviano no podría ser sin la complicidad de la Central Obrera Boliviana, quienes en vez de servir a los trabajadores, se suman a la repartija de plata, pegas y otras prebendas ofrecidas por el Gonismo-Linerismo.
Renato E. Yáñez Fayad
Ph.D. en economía
20 de mayo de 2014




[1] Por razones técnicas, el Informe 2013 no pudo ser publicado.
[2] Artículo 2do de la Ley del Banco Central de Bolivia del 31.10.1995.
[3] Artículo 327 de la CPE del 2009.















martes, 7 de febrero de 2012

Índice de Reproducción de la Pobreza Enero 2012

Informe Enero de 2012
ÍNDICE DE REPRODUCCIÓN DE LA POBREZA

El “Índice de Reproducción de la Pobreza (IRP)” es un instrumento científico para la lucha política de la clase trabajadora. Esta herramienta permite a los trabajadores monitorear el valor real de su fuerza física e intelectual en el mercado laboral de sus respectivos países. Los cambios que se introducen en el valor del producto de los trabajadores reflejado en moneda nacional son consecuencia directa de las acciones asumidas por las autoridades monetarias de cada país.
Lo antes expuesto refleja la necesidad de supervisar las actividades del ente emisor y su relación con los niveles de sobreexplotación laboral reinante en nuestro país. Por lo que en nuestro caso, es de considerar que la Central Obrera Boliviana (COB) deba efectuar una fiscalización directa de las políticas cambiarias del Banco Central de Bolivia (BCB).
ASPECTOS GENERALES DEL INFORME
El Informe IRP Enero de 2012 ha sido elaborado en base a datos oficiales publicados por el BCB al 20 de enero reciente e incluye a los principales socios comerciales de nuestro país. Asimismo, en este Informe se han de obviar algunas definiciones que ya fueron desarrolladas en ediciones pasadas, como por ejemplo, las formas de medición del Índice (simple, anualizado y global) o la agrupación de los distintos países incluidos en el Informe según sea el grado de incidencia de la política cambiaria en la promoción de la sobreexplotación laboral (grupo verde, amarillo o rojo). Las primeras pueden ser revisadas en el Informe Enero de 2011 (01.02.2011), mientras que sobre las segundas se puede consultar en el Informe anterior, el de Julio de 2011 (22.07.2011).
EXPOSICIÓN DE LOS RESULTADOS
Durante la pasada gestión, el Índice de Reproducción de la Pobreza Promedio General (IRPPg) ha logrado un buen resultado para la mayoría de los países incluidos en el Informe. Japón nuevamente se consolida como el líder en la reducción de los niveles de explotación laboral, con una disminución de su IRPPg del orden del 12.3%. Estos resultados son comparables con los obtenidos por otras naciones como Suecia y Noruega que se caracterizan por tener una economía con alto contenido social. Cabe aclarar que si bien estas dos últimas economías no han sido incluidas en el Informe, de todos modos se hace un monitoreo de sus políticas cambiarias, pues estas podrían considerarse como ideales para un mundo sin explotación laboral.
El segundo lugar, y por mucho el primer lugar en nuestra región, nuevamente le corresponde a Brasil con una reducción de su IRPPg 2011 del 7.0%. No se debe olvidar que este país recientemente ha abandonado el “grupo rojo” de países con niveles insostenibles de sobreexplotación laboral y ahora se encamina a superar a países de políticas cambiarias estables como China y Perú. Al mismo tiempo, parece que el tercer lugar está reservado para Chile, su IRPPg 2011 tuvo una caída del 3.6%, con lo cual, es de esperar que en el mediano plazo este país de la mano de su ente emisor logre ingresar al selecto club de países con políticas cambiarias socialmente adecuadas y sostenibles en el largo plazo.
El cuarto lugar para Colombia (-3.3%) reviste de suma importancia, ya que este país es miembro del “grupo rojo”. Si se toman en cuenta los resultados obtenidos durante los últimos dos años (2010-2011), Colombia supera a Chile en su lucha contra la sobreexplotación laboral. Estos datos indican que este país podría en el mediano plazo ingresar al “grupo amarillo”, dejando en solitario a Bolivia en el “grupo rojo”, aquella lista negra de países con niveles insostenibles de sobreexplotación laboral y con fuertes riesgos de ingobernabilidad política.
Contrariamente a los resultados positivos obtenidos por los países ya mencionados, la zona de preocupación esta compuesta por Venezuela, Argentina y Bolivia, donde los resultados de las políticas cambiarias adoptadas por sus bancos centrales son ampliamente adversos a la lucha nacional contra la reproducción de la pobreza. Así por ejemplo, la velocidad (76.4%) con que Venezuela está incrementando su IRPPg podría significar que este país ya en la presente gestión pase al “grupo rojo”. En cuanto a Argentina, su IRPPg 2011 se incremento en un 39.4%, la situación es todavía menos alarmante que la venezolana. Este país para finales del presente año podría abandonar el “grupo verde” de países libres de explotación laboral. Con todo, tanto Venezuela como Argentina todavía están en una zona media de incidencia de las políticas cambiarias en la reproducción de la pobreza.
La mayor preocupación dentro de esta lista negra de países recae sobre Bolivia. Su IRPPg, que ya de inicio y por mucho era el más alto de los incluidos en el Informe, se incremento en un 0.3%. Si bien, este incremento no es alto, no deja de preocupar que el Banco Central de Bolivia, después de diez años de iniciada la Crisis Internacional del Dólar, no tenga la más mínima intención de tomar medidas que resguarden la economía nacional. Más por el contrario, según se pudo constatar en la última Jornada Monetaria, foro internacional organizado por el BCB en julio pasado, las nuevas autoridades del ente emisor boliviano apuestan por un mayor sometimiento de sus decisiones al mandato de la Reserva Federal de los Estados Unidos. En aquella oportunidad, como ya no ocurría hace varios años en nuestro país, el nuevo presidente del BCB el señor Marcelo Zabalaga decidió invitar a un economista estadounidense a que nos de una clase de como los bolivianos debemos manejar la economía de nuestro país. La disertación del economista Jeffrey Frankel de la Universidad de Harvard, fue catalogada por el señor Zabalaga como la de mayor rango, por encima de las participaciones de los representantes de los bancos centrales de Brasil, Chile, Colombia, México y España y de otras instituciones internacionales como la FAO, el FMI y el BM.
CONCLUSIONES
Ante la fuerza de los acontecimientos, se convoca a la Central Obrera Boliviana a tomar las riendas del BCB para limpiarlo de funcionarios serviles a intereses foráneos y ponerlo al servicio del pueblo boliviano. Consecuentemente, cualquier autoridad nacional que se oponga a esta medida tendrá que asumir las consecuencias políticas de su actuar y deberá ser removida automáticamente del cargo que le fuese encomendado temporalmente. Demás esta decirlo que todo esto debe realizarse inmediata y pacíficamente, si se puede, claro está. Caso contrario, no será la primera vez que le corresponda a la clase trabajadora forzar los cambios políticos que el país requiere.
¡¡¡NACIONALIZACIÓN DEL BCB, YA!!!
Renato E. Yáñez Fayad
Ph.D. en economía
sovietbol@mail.ru
07 de enero de 2012

sábado, 10 de diciembre de 2011

Los Traidores de la Patria

El Gonismo–linerismo destruye el país

Los Traidores de la Patria

Estas son las ocasiones cuando ningún profesional se jacta de decir “se los dije”. Por el contrario, una fuerte sensación de desazón, fastidio y desesperanza se apodera del ser ante el actuar de ciertas autoridades nacionales en los más altos cargos. Ya por 1957, al otro lado del mundo, un político yugoslavo denunció al mundo que la naturaleza humana era perversa y corrupta. Más de medio siglo después, se podría pensar que Dn. Milovan Djilas era boliviano y que su obra “La nueva clase” se refería a personajes de la política de nuestro país. Haciendo un paralelismo en el tiempo y en el espacio, en ambos casos se gobernaba en nombre del pueblo, pero los que estaban en el poder no eran del pueblo, eran de “otra clase”.

Los ejemplos del actuar de los traidores de la Patria son interminables. En un sinnúmero de oportunidades he denunciado como el líder del gonismo-linerismo, les ha robado a los bolivianos miles de millones de dólares (de las reservas internacionales) para favorecer a sus patrones del norte. De igual forma, los gonistas-lineristas instalados al interior del Banco Central de Bolivia y manejados a voluntad del Fondo Monetario Internacional tienen al borde del precipicio al país. El presidente de aquella entidad, tiene en su poder el arma (el servicio de la deuda externa) que destrozará nuestros fundamentos macroeconómicos y solo espera la orden para, en el momento preciso, hacer sucumbir nuestra Patria. Pero los traidores de la Patria no se quedan en eso. Para asegurarse una victoria contundente, se están cometiendo acciones (créditos sin garantías) que podrían derribar nuestro sólido y muy respetado internacionalmente sistema financiero.

Asimismo, no sin angustia, podemos ver como nuestros hermanos alteños siguen reclamando la extradición de Sánchez de Lozada y sus secuaces. En este tema podría incluso asegurarse que se hace todo lo posible por evitar la llegada de estos personajes a nuestro país. Ejemplos de como actuar en estos casos sobran. Por unos cuantos dólares el águila imperial desenterró al líder libio y lo ejecutó en una acción de venganza, al igual que al líder iraquí. Entonces... ¿Porqué nosotros no podemos tomar el ejemplo de quienes se consideran la mayor democracia del mundo?

En un artículo anterior recordé como el líder del linerismo llamó ignorantes a unos ciudadanos bolivianos que se encuentran en oposición a su dictadura. Este mismo Señor que en una demostración de brillantes neoliberal propuso “el gasolinazo” y está intentando nuevamente de imponerlo en una reunión cuyas conclusiones ya han sido anticipadamente aprobadas. Para ilustrar la mente brillante del líder linerista, permítanme usar un ejemplo algo inusual, pero muy esclarecedor. Es obvio que tener un hijo para un hombre es algo divino. También es obvio que para ello se necesita una mujer. Entonces, para cumplir este cometido existen dos caminos. El primero es usar toda nuestra simpatía para enamorar una dama, casarnos y tener un hijo deseado en el seno del hogar. La otra opción, es la brillante idea de los linerista. Salir a la calle y violar a la primera señorita que se nos cruce en el camino.

Esta claro que la supresión de la subvención (gasolinazo) es necesaria. Entonces lo que falta es hacer funcionar eso que nuestro Señor nos dio y buscar una solución inteligente.

Renato E. Yáñez Fayad

Ph.D. en economía

sovietbol@mail.ru

08 de diciembre de 2011

PD.- Las respuestas a sus interrogantes sobre este artículo u otros temas de su interés gustoso responderé a partir de la primera semana del próximo año. Estos días que faltan hasta fin de año, los dedicaré a armar un vistazo panorámico sobre uno de los lugares más hermosos del mundo, el cual se encontraba a unos pasos de lo que fue mi hogar por muchos años, el “Gran Palacio de Verano” del zar Pedro I “El Grande”, fundador de la Venecia del Norte, la majestuosa ciudad de San Petersburgo, allá en la lejana madre patria del socialismo internacional, Rusia. Esta colección de imágenes será un regalo de mi parte a los miles de suscriptores. Dado que no cuento con una página Web donde subir este archivo, el mismo será enviado en los próximos días a todos mis contactos. Las personas que deseen se pueden suscribir a mis publicaciones enviando un correo electrónico con sus datos personales (nombre, cedula de identidad y logros académicos) a mi correo electrónico (sovietbol@mail.ru) o en mi dirección del Facebook (Sovietbol Peter).

En todo caso les deseo a todos los bolivianos muy felices fiestas de Navidad y Año Nuevo. Que nuestro Señor Dios Padre, el Niño Jesús y su madre la Virgen María los colmen de sus bendiciones. Los hermanos bolivianos y latinoamericanos que no comparten mi religión, de todos modos les deseo que pasen un muy buen momento al lado de sus seres queridos.

Atte.,

Renato Eduardo Yáñez Fayad

Sovietbol: El Sitio del Pueblo

Miembros de los Profesionales socialistas independientes.

El Gran Circo

Entre traidores e ignorantes...

El Gran Circo

En más de una oportunidad remarqué el hecho de que la política nacional se ha convertido en un “Gran Circo”, cuyo único objetivo es mantener a los ciudadanos bolivianos enfrentados en una pelea sin cuartel, mientras ellos, los politiqueros de la oposición y del oficialismo, venden el país al mejor postor. Unos días atrás, fue el turno del jefe nacional del Linerismo, quien salió a animar el gran circo político nacional. Este señor arremetió contra sus socios circenses al calificarlos de “ignorantes” (del latín ignorantĭa).

En este contexto, tal como lo reconocieran en una cadena televisiva nacional, los bolivianos nos estamos convirtiendo en una especie involucionada de seudos humanos a los cuales solo les gusta el amarillismo. En esta línea, el excelentísimo señor vicepresidente lanzó un titular amarillista de prensa: “opositores ignorantes”. Lo que el vice no explicó es el significado de la palabra ignorancia. Según la Academia de la lengua española “ignorancia” es la falta de ciencia, de conocimientos. Con esta definición, se puede decir que ignorante es aquel que por falta de conocimientos: a) vende el país al mejor postor, b) somete al país por un bono de 100 mil dólares al yugo imperialista, c) roba a los bolivianos más 7.000 millones de dólares para subvencionar el holgado estilo de vida de nuestros patrones los gringos. Con todo esto, me viene a la memoria eso de que ignorante es aquel que ignora que es ignorante. Así que los lineristas deberían escoger mejor sus palabras antes de ponerse en evidencia.

En lo personal, creo que mi humildad me permite reconocer que no estoy interesado en entrar en este despreciable circo, por lo que prefiero dejar a los especialistas en politiquería barata, nos sigan divirtiendo con sus payasadas.

A todos mis lectores, sin embargo, quiero asegurarles que seguiré respondiendo a sus consultas y escribiendo sobre aquellos temas que les son de interés personal. De igual manera, me comprometo a mantener la gratuidad de todos mis trabajos.

En esta oportunidad, dado que el mes de noviembre representa mucho de las cosas maravillosas que me sucedieron, como mi bachillerato o la aprobación de una beca para doctorarme en una prestigiosa universidad europea. Sobre este último hecho, deseo compartir con todos mis lectores una partecita de mi vida personal. Las personas interesadas, pueden suscribirse gratuitamente a mis publicaciones, enviando un correo con su nombre, número de identidad personal al correo que se detalla líneas abajo.

Renato Eduardo Yáñez Fayad

Ph.D. en economía

sovietbol@mail.ru

29 de noviembre de 2011

miércoles, 26 de octubre de 2011

¡¡Derrotados!!

¿Valió la pena la marcha indígena?

¡¡Derrotados!!

En un artículo anterior ya se hizo hincapié en que los benianos una vez más caímos presos de los intereses de otros sectores nacionales. Situación que se repite y se repite cada vez que algo bueno parece querer llegar a nuestra tierra. Pero en fin, estas líneas no se tratan sobre nosotros los benianos, se trata de ese grupo de indígenas que marchó desde la localidad de Trinidad hasta la ciudad de La Paz.

De todo corazón espero que les hayan pagado muy bien, pues lo que perdieron social y económicamente fue mucho, muchísimo. Socialmente perdieron pues aquellos ingenuos, y me incluyo entre ese grupo, que en reiteradas ocasiones los apoyaron en sus reivindicaciones sociales, políticas y económicas al fin hemos entendido que eso fue un gravísimo error. Usted amigo lector dirá ¿y qué, ahora tienen el apoyo del agro cruceño? Permítame corregirle, ese apoyo no existe, solo fueron utilizados para so pretexto de “unos” tumbar “otro”. Como este cometido no fue cumplido, cuesta trabajo pensar que seguirán recibiendo el mismo apoyo.

Los enroques políticos que sigan su curso, yo más bien deseo avocarme a lo segundo, a lo económico. Y para entender esto a cabalidad hay que ordenar los hechos cronológicamente. En una anterior ocasión ya dudaba de la moral de los indígenas del TIPNIS y sus gambeteos con el narcotráfico. Ahora, por lo menos en mi percepción, no queda ni la más mínima duda. Para esto solo hace falta leer los mensajes desde la maquinaria estatal.

El primer mensaje llegó tras el secuestro del canciller. Un brutal escarmiento físico y económico. Claro esta que la brutal intervención de la marcha se constituyó en una especie de escarmiento físico. Pero el escarmiento económico parece que no llegó a destino. El Ejército nacional en una muestra de capacidad y de respuesta operativa intachable desalojó a quienes se adentraron, no ayer sino mucho ya varios años atrás, en el TIPNIS. Estos asentamientos fueron realizados a vista y conveniencia de los propios indígenas del lugar. Aquí la pregunta que los seudos dirigentes indígenas deberían responder a todo el pueblo boliviano es ¿porqué no marcharon cuando aparecieron los primeros cultivos de coca?

Este mensaje no fue entendido a cabalidad por los indígenas, pues seguramente apostando a tumbar al indio, pensaban salvarse de las consecuencias y pasado un tiempo reponer nuevamente los cultivos ilegales de coca.

Bueno, dicen que “quien no oye de a buenas...”. Segados por sus propios intereses los dirigentes indígenas empujaron a la marcha hasta la ciudad de La Paz. Hecho que se dio el pasado miércoles 19. Una vez acá en La Paz, los dirigentes no querían dialogar, pues su interés era otro. Pasadas las horas, ya el día jueves 20, los dirigentes pedían el cielo y la tierra para dialogar. Después de tres intentos fallidos de diálogo, ese jueves bien entrada la noche insistían en no dialogar. Sin embargo, el viernes 21 con los primeros rayos de sol, ya fueron ellos mismos quienes se ofrecían para dialogar, pero ya, ahora, sin más reparos. Los dirigentes indígenas ya no querían saber de pantallas gigantes ni de nada. ¡Que cambio tan radical! Algo tuvo que suceder para que en tan pocas horas toda esa prepotencia se vaya al tacho y con la colita entre las piernas supliquen zanjar el tema lo más rápido posible. Y es que ya se habían enterado de algo muy terrible para sus intereses. Ya nada de lo que pedían tenía sentido. El Ejército nacional nuevamente los había escarmentado en lo económico, donde más les duele, pero esta vez de manera definitiva. El Ejército corrió a tiros unos narcos colombianos asentados en la zona. Y lo peor de todo era que tenían un narco detenido “vivito y coleando”.

El gran problema es que esta persona fácilmente podría empezar a señalar, por ejemplo, con cuyo permiso se adentraron en la casa de los indígenas del TIPNIS.

En lo personal, estos hechos son más que suficientes para entender y comprender, que ahora sin los ingresos del narcotráfico, ya ningún dirigente indígena estaba interesado en un acuerdo con nadie y sobre nada. Habían sido “derrotados”, incluso antes de sentarse a la mesa.

Mi segunda conclusión personal está más que clara. Cuando vemos como la mafia colombiana instaló un “mega” laboratorio de cocaína en la propia casa de los indígenas, se puede entender porqué tanta oposición a la carretera “San Ignacio–Villa Tunari” y ni una palabra sobre los cultivos de coca. La verdadera intención era mantener a los bolivianos fuera de su casa y lejos de sus “invitados”.

Este artículo debería haber acabado con mis conclusiones arriba expuestas. Sin embargo, hay algo muy feo que me queda sin entender. Yo sé que tal vez, mi propio carácter, mi propia forma de ser, me este jugando una mala pasada, pero firmemente me niego a creer en las coincidencias. Por lo que, esta vez recurro a su ayuda amigo lector. Mi primera pregunta para Ustedes es: ¿Quién dio la orden de atacar a los narcotraficantes? y la segunda es ¿cómo esa persona sabía exactamente donde atacar? Por el bien de nuestra patria espero equivocarme y todo sea una simple coincidencia. Usted que opina...

Renato E. Yáñez Fayad

Ph.D. en economía

sovietbol@mail.ru

25 de octubre de 2011

domingo, 24 de julio de 2011

Índice de Reproducción de la Pobreza

Informe Julio de 2011

Índice de Reproducción de la Pobreza

El “Índice de reproducción de la pobreza (IRP)” ha sido desarrollado hace poco más de cinco años atrás por el autor del presente informe como un aporte al desarrollo de la ciencia económica en general y como un instrumento científico de lucha política para la clase trabajadora en particular. Para nadie es un secreto, que el trabajador tiene a su fuerza física e intelectual como su única herramienta de subsistencia. Dado que esta fuente de ingresos es realizada en el mercado laboral a cambio de unidades monetarias de los países en que reside, es pues de vital importancia para la clase trabajadora realizar un análisis riguroso de las consecuencias nocivas que puedan derivarse de la política cambiaria adoptada por las autoridades monetarias nacionales sobre su bienestar económico.

Aspectos generales del Informe

Antes de exponer los resultados del IRP Julio 2011 se deben repasar algunos aspectos generales de este informe, a saber: a) la relación entre la política cambiaria y la sobreexplotación laboral, b) la clasificación de los países según el grado de incidencia de esta relación y, c) los parámetros estadísticos del mismo.

En cuanto al primer punto, es sabido que la mayoría de los bancos centrales buscan favorecer el crecimiento económico nacional mediante el mecanismo de la competitividad cambiaria. Sin embargo, el IRP pone de manifiesto que el uso indiscriminado de este elemento, clave para el desarrollo de la economía nacional, puede traer consigo consecuencias indeseables sobre la población de un país. Al ayudar al mejoramiento de la competitividad del sector empresarial de un país mediante la depreciación internacional del costo nacional de los factores de producción, al mismo tiempo puede convertirse en una amenaza real para la seguridad económica de la clase trabajadora al disminuir su poder adquisitivo internacional constituida únicamente por la oferta del factor trabajo. Es entonces, la arbitrariedad del órgano monetario el vehículo por el cual la política cambiaria llega ha convertirse en sobreexplotación laboral.

Es en este contexto que el IRP distingue tres grupos de países. El “grupo verde”, integrado por países con políticas cambiarias socialmente adecuadas y sostenibles a largo plazo, cuenta con un grado de incidencia baja (IRPPg ≤ 20%). El Índice de reproducción de la pobreza promedio general (IRPPg) es igual al IRP calculado para un período no menor a cinco años. El “Grupo amarillo”, compuesto por países con políticas cambiarias sostenibles sólo en el corto y mediano plazo, pero orientadas a impulsar el crecimiento económico, se caracteriza por un grado de incidencia media (IRPPg ≤ 40%). El “Grupo rojo” de países con incidencia alta (IRPPg > 40%) enfrenta índices insostenibles de reproducción de la pobreza y fuertes riesgos de ingobernabilidad política.

Finalmente, queda aclarar que el presente Informe ha sido actualizado en base a los datos oficiales del Banco Central de Bolivia al 12 de julio del año en curso e incluye a los principales socios comerciales de nuestro país.


De un vistazo general a los resultados absolutos del IRPPg se puede observar que todos los países incluidos en el presente informe configuran un panorama similar al presentado en trabajos anteriores. En la parte de arriba, Bolivia (62.3%), Colombia (48.2%) y Brasil (38.9%) continúan con los resultados en términos absolutos muy preocupantes. Donde sí se dejan evidenciar pequeñas variaciones es en la parte de abajo, donde los mejores resultados al cierre de la presente entrega se mantienen para Argentina (13.4%), Japón (17.21%) y Chile (23.2%). Venezuela (25.5%) pasó en lo que va de la gestión del segundo al cuarto lugar.

La situación es algo diferente al analizar los resultados del IRPPg desde una perspectiva dinámica. Esto permite evidenciar que la política cambiaria de Venezuela, Argentina y Bolivia durante la presente gestión esta en contrasentido con el buen desempeño de los demás países en esta materia. En cuanto a los primeros dos países, éstos presentaron un incremento del IRPPg del 43.6 y 20.8% respectivamente. Aunque en el caso de Bolivia el incremento fue menor (0.3%), no deja de preocupar las malas políticas adoptadas por el órgano monetario boliviano que han hecho del país el de mayor sobreexplotación laboral. Por el contrario Japón, Brasil y Chile demostraron los mejores resultados con caídas en el IRPPg del 5.6, 4.1 y 2.2% respectivamente. Todos los demás países alcanzaron resultados positivos inferiores al 2%.

La importancia del análisis del IRPPg reside en que este indicador es el resultado de la política cambiaria de un país en el mediano o largo plazo (más de cinco años), que en nuestro estudio abarca desde el inicio de la Crisis internacional del dólar (febrero de 2002) a la fecha de cierre. Sin embargo, el cálculo del IRP en su forma más simple nos permite ver el día a día con respecto del promedio general. Así, cuando la relación IRP/IRPPg es mayor a 1 significa que el promedio general del grado de explotación laboral tenderá a crecer y cuando es menor a 1, éste tenderá a reducirse.

Así pues, vemos que el “grupo rojo” de países con alto grado de sobre explotación laboral ahora esta integrado solamente por Bolivia y Colombia, tras la salida de Brasil de esta “lista negra” el 28 de febrero del año en curso. La relación IRP/IRPPg para Brasil es del 0.182, la segunda más baja después de la de Japón. Esto significa que este país continuará en el futuro con una fuerte reducción de la incidencia negativa de las políticas cambiarias en la situación económica de los trabajadores brasileros. Otro grato resultado es el caso colombiano. Este país parece estar decidido a eliminar la sobreexplotación laboral, toda vez que su relación es del 0.575. Esto quiere decir que el 12 de julio la incidencia diaria era casi la mitad del nivel general acumulado durante los últimos nueve años y medio. De confirmarse esta tendencia, en el mediano plazo Bolivia sería el único país entre los incluidos en el informe con un alto grado de reproducción de la pobreza. Aunque en honor a la verdad, Bolivia podría tener próximamente a Venezuela como acompañante en esta lista. Este país, tras su salida el 24 de febrero pasado del “grupo verde”, se perfila como firme candidato a la “lista negra”.

Actualmente, el “grupo verde” está conformado por Argentina y Japón, aunque Chile muy pronto, podría inscribir su nombre en el selecto grupo de países libres de todo indicio de explotación laboral. En el caso nipón, el Índice de reproducción de la pobreza es incluso negativo (-2.5%) por lo que la razón IRP/IRPPg es también negativa -0.146. Esta situación es exactamente la contraria a lo que hemos estado analizando y significa que de no moderarse el carácter social de la política cambiaria nipona el empresariado de ese país a largo plazo podría ver sacrificada su competitividad externa a favor de la interna. La preocupación en todo caso gira en torno a Argentina. La relación IRP/IRPPg para este país es de 3.972. Esta situación puede incrementar la conflictividad social contra las políticas del gobierno argentino en el mediano plazo y su salida de este selecto grupo.

La situación cambia radicalmente al analizar la política cambiaria del Banco Central de Chile, la cual esta cargada de alto contenido social. Aunque en la actualidad este país se encuentra todavía en el “grupo amarillo” esto se ve compensado por fuertes niveles de crecimiento económico, lo cual elimina por completo cualquier descontento laboral sobre los tipos de cambio. Por lo que Chile se convierte en el mejor ejemplo de cómo impulsar el desarrollo de la economía nacional sin recurrir al nefasto recurso de la sobreexplotación laboral.

Además de Chile y ahora Brasil y Venezuela, el “grupo amarillo” está integrado también por China y Perú. Estos dos últimos países se encuentran en la parte superior de este segmento y siguen una política muy similar a la de Chile. Por lo que un factor que caracteriza fuertemente a estos países son las altas tasas de crecimiento económico que los convierte en líderes regionales y mundiales en temas de desarrollo. Así la razón IRP/IRPPg para China y Perú es de 0.77 y 0.826, respectivamente, por lo que no se espera que estos países pudieran acercarse en el corto o mediano plazo al “grupo verde”. Tal como ya se indicó líneas arriba, la preocupación en este grupo continua con Venezuela. Este país tras adoptar nuevos niveles de tipos de cambio a finales del 2009 esta sometiendo a fuertes niveles sobreexplotación laboral a sus trabajadores, lo cual se manifiesta con el abandono apresurado del “grupo verde”. Al observar la relación IRP/IRPPg del orden del 4.379 es de esperar que su presencia en este grupo no sea demasiado larga y pase a compartir el “grupo rojo” con Bolivia. Claro esta que esto dependerá de las reacciones que pueda tener la clase obrera venezolana para impedir este hecho, así como de la voluntad de las autoridades nacionales de adoptar las medidas correctivas que sean necesarias.

Conclusiones
Los resultados obtenidos por la mayoría de los países incluidos en el presente informe, pero principalmente por Chile y Brasil, deberían ser tomados en cuenta por las autoridades bolivianas. La sobreexplotación laboral es un acto inhumano reñido con la moral y con el discurso político del partido oficialista del “Vivir Bien”. Chile, Perú y ahora Colombia nos demuestran con los hechos que se puede desarrollar la economía nacional sin exprimir al ser humano. Así pues, todo lo dicho anteriormente nos obliga a hacer una única conclusión. El gobierno boliviano si no quiere sufrir las consecuencias políticas debe nacionalizar el Banco Central de Bolivia y ponerlo al servicio del pueblo boliviano en su conjunto (empresarios y trabajadores). Estas medidas permitirían encaminar a nuestro país hacia el objetivo más anhelado “el despegue económico”, el cual no llegará jamás en base a la sobreexplotación laboral.


¡¡¡Nacionalización del BCB, YA!!!


Renato E. Yáñez Fayad
Ph.D. en economía
sovietbol@mail.ru

22 de julio de 2011

miércoles, 2 de febrero de 2011

Índice de Reproducción de la Pobreza Enero 2011

Informe Enero de 2011
Índice de Reproducción de la Pobreza
El presente Informe “Índice de reproducción de la pobreza (IRP) Enero 2011” hace un análisis de las políticas cambiarias adoptadas por los bancos centrales de los países, incluidos en el presente documento, y la forma como éstas inciden de forma negativa sobre los esfuerzos nacionales de reducción de la pobreza. Expresado de otra manera, este indicador debe ser entendido como un instrumento para la medición del aporte de la política cambiaria en la generación de un mayor grado de sobreexplotación laboral, lo cual no es otra cosa que una contribución directa de la política cambiaria a la reproducción de la pobreza.
El IRP esta elaborado para la mayoría de los principales socios comerciales de nuestro país y su análisis abarca los últimos de nueve años (de febrero de 2002 a enero de 2011). Este periodo coincide con el inicio de la Crisis internacional del dólar. Durante el análisis no se debe confundir las diferentes mediciones de este instrumento. El IRP en su forma más simple mide la incidencia diaria del tipo de cambio sobre los niveles de pobreza. Pero, dado que éste tema, la lucha contra la pobreza, es un problema a más largo plazo, el Índice de reproducción de la pobreza promedio anualizado (IRPPa) permite marcar la tendencia que esta siguiendo la política cambiaria en este tema. La incidencia absoluta durante todo el periodo de análisis de las políticas cambiarias del ente emisor en la reproducción de la pobreza es determinada por el Índice de reproducción de la pobreza promedio general (IRPPg).
En el anterior Informe (IRP Julio de 2010) se marcaron algunas tendencias que, a enero de este año, se han materializado. Inicialmente, y de forma general, se puede advertir que durante el 2010 todos los países incluidos en el informe, a excepción de Venezuela, tuvieron importantes avances en el manejo de la incidencia negativa de la política cambiaria. Así, el IRPPa correspondiente a la gestión pasada señala que Japón (0.7%), Brasil (12.7%) y Chile (15.8%) tuvieron los mejores resultados, mientras que al otro extremo se ubican Argentina (37.8%), Bolivia (57.8%) y Venezuela (95.1%). Estos datos significan lo siguiente: si a inicios del 2002 un trabajador en cualquiera de estos países recibía una paga de, por ejemplo, un dólar por hora, hoy ese mismo trabajador en Japón tendría que dedicar un tiempo extra de tan solo 26 segundos para poder conseguir el mismo dólar que antes, mientras que en Argentina el trabajador será sobreexplotado laboralmente por 22 minutos con 40 segundos extras para conseguir la misma paga. En el caso de Bolivia la sobreexplotación laboral asciende a 34 minutos con 42 segundos. Mientras que en Venezuela, país con una tradición de políticas de contenido altamente social, un trabajador debió destinar en promedio durante el 2010 algo más de 57 minutos extras para obtener la misma paga.
Asimismo, y tal como estaba previsto en el informe anterior, todos estos avances y retrocesos, no han modificado en gran manera la composición de los grupos de países seleccionados de acuerdo al grado de incidencia negativa de la política cambiaria sobre la lucha contra la pobreza. Según el IRPPg correspondiente a todo el periodo de estudio (2002–2011) el único y el más importante cambio, acontecido desde la publicación del informe anterior, es el paso del Japón del segundo grupo de países al primer grupo, denominado como el “grupo verde”, que está integrado por países con políticas cambiarias socialmente adecuadas. Este grupo continúa integrado, ahora además de Japón, por Argentina y todavía por Venezuela. La preocupación respecto de Argentina reside en el hecho de que el IRP para este país no para de crecer desde finales del 2002 cuando registro un resultado de -6.5% hasta el 36.6% al cierre del presente informe, esto representa un incremento del 662.6%. Sin embargo, al menos en el corto plazo, no se espera que este país salga del grupo verde. Todo lo contrario acontece en el caso de Venezuela. Este país, solo durante el 2010, sufrió un incremento de su IRP del orden del 1.133.9%, al pasar del 8.1% al 100.5%, por lo que se espera que Venezuela muy pronto pueda pasar directamente al “grupo rojo” de países, con índices insostenibles de reproducción de la pobreza (promedio general superior al 40%) y fuertes riesgos de ingobernabilidad política.
Este tercer grupo de países, actualmente esta integrado por Bolivia, Colombia y Brasil. Si bien los dos primeros países han logrado reducir sus IRP en 18.6% y 38.7% respectivamente, estos resultados son altamente insuficientes para lograr alguna mejora de la situación laboral de sus clases trabajadoras. Por el contrario, esta situación inhumana de sobreexplotación laboral aunada de fuertes presiones inflacionarias, principalmente en el área de los alimentos, puede desencadenar en fuertes protestas sociales que pudieran en el corto plazo llevar a ambos países a escenarios de ingobernabilidad política tal como se esta viendo en los países de África del Norte, Oriente Medio y últimamente en México. Cabe recalcar que aunque este último país no está incluido en el Informe sus resultados son altamente negativos.
La buena noticia en este grupo llega desde el Brasil. Durante el 2010, el gobierno de Lula de la mano de su Banco Central lograron una reducción histórica del IRP brasilero superior al 68.0%, al pasar del 20.5% a tan solo el 6.6%. Esto le ha permitido al ex presidente brasilero dejar a su país a un pequeño paso de ingresar en la zona amarilla. El IRPPg de Brasil al 31 de diciembre pasado fue de 40.6%. Si la política cambiaria del Banco Central del Brasil continúa en la misma línea durante la nueva gestión de gobierno, es un hecho que este país durante este 2011 pasará a formar parte del segundo grupo. Este hecho concuerda con los avances en materia de crecimiento económico y un fuerte incremento de la clase media en el vecino país.
Al medio de ambos grupos se encuentra el “grupo amarillo”, compuesto por países de incidencia media (20–40%), con políticas cambiarias socialmente sostenibles en el corto y mediano plazo, pero orientadas a impulsar un fuerte desarrollo económico. Este segundo grupo esta compuesto por China, Perú y Chile. Estos países coincidentemente líderes tanto mundiales como regionales en crecimiento económico. Lo más relevante en este grupo es el caso de Chile. Durante el 2010, el gobierno chileno y el banco central de ese país lograron, a pesar del peor terremoto de los últimos años, una reducción del 73.3% del IRP chileno. Esta reducción le permite a ese país alcanzar un IRPPg del 23.7%, lo cual podría indicar que en el mediano plazo Chile podría estar ingresando al primer grupo de países.
La experiencia de los países vecinos nos deja una enseñanza muy importante. El objetivo de todo grupo humano de crecer económicamente para “Vivir Bien”, no se logra con la sobreexplotación inhumana de las clases trabajadoras. El gobierno boliviano debe de una vez por todas nacionalizar el Banco Central de Bolivia, para convertirlo en una entidad al servicio del pueblo boliviano, con políticas cambiarias que respeten la dignidad humana. Pues para que todos los bolivianos puedan lograr el “Vivir Bien”, lo que se necesita es que la torta sea más grande. Así de simple. Mientras nos peleemos por migajas entre la clase pobre trabajadora y la clase empresarial, todos seguiremos en la pobreza generalizada, lo cual se puede entender como el “Vivir Mal”.

¡¡¡Nacionalización del BCB, YA!!!

Renato E. Yáñez Fayad
Ph.D. en economía
sovietbol@mail.ru
01 de febrero de 2011

viernes, 10 de septiembre de 2010

Índice de Reproducción de la Pobreza 2010

Vamos bien, pero estamos mal
Índice de Reproducción de la Pobreza 2010
El Índice de reproducción de la pobreza (IRP) hace seguimiento a la incidencia, generalmente negativa, de la política cambiaria adoptada sobre los niveles de la pobreza de un país. El cálculo del IRP parte del supuesto que en febrero de 2002 un empresario pagaba un dólar por una hora de trabajo. Esta operación además de definir el grado de sobreexplotación laboral instalada en un país por la fuerza de su política cambiaria, tiene la ventaja de permitir compatibilizar los indicadores correspondientes a diferentes países o regiones según sea el caso. Así, el análisis comparativo del IRP durante un periodo bastante amplio (2002–2010) para diferentes países, permite evidenciar la existencia de tres niveles de incidencia de los bancos centrales sobre la pobreza de la población de los países involucrados. En este sentido, se pueden definir tres tipos de países: a) los de incidencia baja (hasta el 20%), que integran el “grupo verde” de países con políticas cambiarias socialmente adecuadas; b) los de incidencia media (20–40%) del “grupo amarillo”, con políticas socialmente sostenibles solo en el corto y mediano plazo, pero orientadas a impulsar el desarrollo económico; o, c) los de incidencia alta (más del 40%) que están incluidos en el “grupo rojo” con índices insostenibles de reproducción de la pobreza y fuertes riesgos de ingobernabilidad política.
El primer grupo está integrado por países como Venezuela y Argentina y prácticamente Japón y Chile. Aunque estos dos últimos todavía están dentro del grupo amarillo, junto con China y Perú. Este segundo grupo está compuesto por países con altos niveles de crecimiento económico, sin que para ello tengan que optar por la sobreexplotación laboral. El tercer grupo, el de mayor riesgo, esta compuesto por Bolivia, Brasil y Colombia, países conocidos por sus altos índices de pobreza extrema e indigencia.
En esta ocasión, el índice correspondiente a la presente gestión (IRP 2010) ha sido actualizado con los datos oficiales del Banco Central de Bolivia (BCB) al 13 de julio pasado. El primer resultado que salta a la vista, es el hecho de que todos los países incluidos en el análisis –todos ellos se encuentran entre los principales socios comerciales de nuestro país– han redoblado sus esfuerzos durante la presente gestión para reducir la incidencia de sus políticas cambiarias en la generación de mayores niveles de pobreza. Así, durante los primeros siete meses del 2010, Bolivia ha logrado reducir su IRP en un 29.3%, al pasar de 70.6% a finales del 2008 a poco menos del 50.0% el 13 de julio pasado. Este importante avance del BCB da continuidad a los logros alcanzados en las gestiones pasadas, luego de que el 27 de marzo de 2008, el país lograra el máximo histórico de 100.5%. Si ampliamos el cálculo a esa fecha, la reducción alcanza a más del 50.3%. Sin embargo, este esfuerzo no logra sacar al país de la lista “roja” de países con alto nivel de reproducción de la pobreza. Esto nos permite advertir de que “vamos bien, pero aún estamos mal”.
Con relación a los resultados obtenidos durante el 2010 por los principales socios comerciales de nuestro país, hay que resaltar los logros del Japón. A julio del presente año, el banco central nipón logro reducir su IRP 2010 en un 122.2%, al pasar del 14.8% el pasado año a menos 3.3%. Cabe recordar que un IRP negativo significa que la política cambiaria de un país no tiene una incidencia negativa, sino que más bien contribuye a la lucha contra la pobreza. Este importante logro nipón le está por permitir cruzar definitivamente la línea entre el grupo amarrillo y el grupo verde. Por su parte, Chile también pretende inscribir su nombre en la lista verde de “países libres de explotación laboral”. En lo que va del 2010, el vecino país, a pesar de acontecimientos totalmente alejados del área de acción del ente emisor chileno como fueron la Crisis financiera global (2007–2009) y el peor terremoto en su historia reciente (2010), ha logrado reducir su IRP en 34.2%, de 24.6 a finales del 2009 a 16.2% al corte del presente informe.
Otro país que está luchando por cambiar de status es Brasil. El gobierno de Lula está muy próximo a borrar el nombre de su país del grupo rojo de países con sobreexplotación laboral e inscribirlo en la lista amarilla. Es importante resaltar que estos logros se dan justamente cuando el gigante latinoamericano ha logrado impulsar su economía a ritmos superiores al siete por ciento. La caída del IRP 2010 brasilero fue del orden del 64.4%, el segundo en importancia entre los países incluidos en el informe. Sobre este país cabe recordar que su ubicación en el tercer grupo de países se debe a los malos resultados en los primeros años, cuando en febrero de 2003 alcanzó su peor indicador (90,9). Desde ese entonces esta distorsión se fue corrigiendo gradualmente en los siguientes años, hasta que en diciembre de 2008 volvió nuevamente a trepar hasta el 66.9%. En las gestiones siguientes (2009–2010), los ajustes realizados por el gobierno de Lula fueron mucho más contundentes que en el periodo anterior. Así, durante los últimos dos años, la caída del IRP brasilero fue realmente impresionante y alcanzó el 89.1%, para situarse en julio de 2010 en 7.3%. De continuar esta tendencia, no cabe ni la menor duda, que para el próximo informe, Brasil dejará definitivamente la “zona roja”.
Otros países que han experimentado una importante reducción en el IPR 2010 son Colombia, China y Perú. La caída del 57.0% del IRP colombiano (el tercer mejor resultado registrado en el informe) no ha servido, sin embargo, más que para dar un nuevo indicio de retomar la lucha contra el mal de la sobreexplotación laboral, luego de muchos años que permaneció inmóvil en alrededor del 52.0%. Todo esto parece indicar que Colombia, conjuntamente con nuestro país, difícilmente saldrán de la zona roja. En cuanto a China y Perú, estos dos países han tenido un comportamiento extremadamente similar durante todo el periodo 2002–2010, con caídas en el IRP 2010 del orden del 46.9 y 49.8%, respectivamente. Ambos países están en la zona central del grupo amarillo, por lo que no se espera en el corto plazo ningún tipo de variación en su calificación.
En cuanto a Argentina y Venezuela, estos países pueden ser declarados como “libres de explotación laboral”. Sin embargo, existen riesgos importantes que pueden cambiar esta situación. Argentina ha incrementado paulatinamente su IRP durante los últimos ocho años y ha pasado de un resultado negativo a otro positivo que alcanza el 9.4%, aunque en el último año a tenido una reducción del 29.2%, lo cual permite ver una leve mejoría. En el caso de Venezuela, la situación es mucho más preocupante. Entre diciembre de 2009 y enero de este año, debido a la adopción de una nueva política cambiaria, el IRP venezolano tuvo un incremento del 1 200.0%, al pasar del 8.1 al 113.8%. Aunque en honor a la verdad, cabe señalar que luego, en los próximos meses el IRP 2010 para ese país ha retrocedido en un 20.8% para cerrar en un 90.1%. Todo esto, podría obligar a Venezuela a pasar al grupo amarillo, abandonando así su larga trayectoria de políticas cambiarias con buen contenido social.
Dr. Renato Eduardo Yáñez Fayad
Ph.D. en economía
sovietbol@mail.ru
07 de septiembre de 2010